España cuenta con una amplia y rica reposteria tradicional relacionada con los acontecimientos religiosos más relevantes. En todas las esquinas del país se celebran las fiestas de Pascua o la semana santa alrededor de sencillos postres que hacen las delicias de todos.

Torrijas

torrijas

Las torrijas son uno de los dulces de semana santa más conocidos. Su aparición se remonta a la Edad Media, y se dice que se las daban a las parturientas para facilitar su recuperación. Están asociadas a la Cuaresma, porque en ese momento del año no se podía comer carne. Eso, unido a la pobreza del país, llevó a elaborar este popular producto con las sobras del pan duro. A principios del siglo veinte las torrijas eran muy consumidas en las tabernas de Madrid, junto con un buen vaso de vino.

Descubre los dulces tradicionales de la Semana Santa. - Twitea

Para su elaboración se necesita pan duro, leche, huevos, azúcar o miel. Tenemos que poner la leche a hervir con un palo de canela y cuando rompa a hervir añadir el azúcar. Después, pasaremos el pan a esta mezcla, hasta que se empape bien con la leche. Por último, se pasa por huevo y se fríe en abundante aceite hirviendo. Se espolvorea con azúcar y se sirve. Es un postre contundente, y está tan bueno frío como caliente. Es perfecta como desayuno o merienda acompañando a un café con leche. Las torrijas también se elaboran con vino.

Huesos de Santo

huesos de santo

En noviembre, para el día de Todos los Santos nunca deben faltar los Huesos de Santo. Es otro de los productos estrella de la repostería tradicional. El ingrediente principal es el mazapán, que se utiliza en España desde la época andalusí. Los Huesos de Santo nacen en la época de la ocupación árabe de la península, por eso tienen tanta relevancia en España. La presentación del dulce tiene forma de hueso, con la pasta de almendra haciendo las veces del hueso propiamente dicho con una pasta en el interior, como si fuese tuétano. Tienen mucho parecido con un relicario, por eso son uno de los postres con más tradición religiosa.

Buñuelos, torrijas o huesos de santo. Te contamos sus secretos. - Twitea

Para su elaboración son necesarias las almendras, el azúcar y patatas para el exterior. El interior se rellena con un almíbar elaborado con yema de huevo y azúcar. Para finalizar, se baña el hueso con una glasa. Es un postre muy dulce, para ocasiones especiales. Su elaboración totalmente artesanal lo hace un producto muy exclusivo y delicado.

Monas de Pascua

monas de pascua

Las Monas de Pascua son uno de los productos más típicos de la Semana Santa. De hecho, hay una gran variedad de monas diferentes por toda la cuenca mediterránea. Se consume principalmente al final de la época de Cuaresma, que abarca las fechas comprendidas entre el Miércoles de Ceniza y el Domingo de Resurrección. Durante estas fechas se practicaba el ayuno, y este postre se consumía para finalizarlo. Según la tradición, el padrino o el abuelo de un niño debían regalarle estos dulces de Pascua, una torta con tantos huevos duros como años cumplía el niño. Las Monas de Pascua empezaron a elaborarse en pastelerías a partir del siglo XIX y fue a partir de ese momento cuando se empezaron a sustituir los huevos duros por chocolate o figuras de azúcar. Así es como las conocemos ahora, aunque aún se pueden encontrar las tradicionales con huevo duro en algunas confiterías. En la Región de Murcia se pueden encontrar monas con huevo durante todo el año en las panaderías y confiterías. De hecho, son una merienda habitual de muchos niños. Se elabora con agua, harina, leche, alguna grasa (manteca, aceite o mantequilla) y azúcar. En el fondo, no deja de ser una masa enriquecida, como la de un bollo suizo. La masa se deberá trabajar como lo haríamos con una masa de pan, pero con la particularidad de que está será más pegajosa, por las grasas presentes. Habrá que dejar levar la masa dándole la forma deseada. La mona puede ser alargada o redonda. La tradición manda tomarla el lunes de Pascua.

Buñuelos

buñuelos

Los Buñuelos son un dulce de Pascua propio de las fiestas religiosas de Semana Santa. Tienen amplia tradición en toda España, pero deben su origen a los pueblos del sur de la península. En la época de la guerra morisca, las clases más bajas se dedicaban a la venta ambulante de estos buñuelos para ganarse la vida. Valencia los toma durante las Fallas con calabaza, y en Baleares los toman de diferentes sabores, pero siempre coincidiendo con fiestas religiosas. Son populares los buñuelos de viento que se toman en Cataluña durante la Cuaresma. También los buñuelos con crema, tan ligeros que parecen estar rellenos de aire. Para hacerlos será necesario elaborar una pasta en caliente con agua, harina y huevos. Los huevos habrá que incorporarlos uno por uno a la masa, para que no cuajen. Es un proceso bastante laborioso, pero con unos resultados sorprendentes. La masa es ligera y esponjosa y se hace totalmente imposible comer solo una pieza. Se pueden finalizar como fritura en sartén o dorarlos al horno. También se rellenan con crema de sabores o dejarlos como están, espolvoreados con azúcar.

Saborea la tradición con nosotros. Descubre los dulces de Pascua. - Twitea

Leche frita

leche frita

La leche frita es sin duda uno de los postres con más arraigo y más tradicionales de España. Su consumo es más elevado en la zona norte de la península. Depende de la zona se elabora de distintas maneras, pero todas las recetas tienen los mismos ingredientes en común: leche, azúcar, canela y yema de huevo. También es habitual aromatizar la mezcla con limón. Deberemos cocer la mezcla a fuego suave hasta que espese. En ese momento habrá que pasar la mezcla a una bandeja y dejar enfriar la mezcla. Acto seguido se corta la masa en porciones y se reboza en huevo y harina para finalizar friendo cada pieza. Es un postre muy delicado que puede recordar en el sabor al arroz con leche o la leche merengada. Se suele tomar como postre, aunque también es muy adecuado para tomar con un café o la merienda.