La Vía Verde del Noroeste de la Región de Murcia es una de las rutas cicloturistas más sorprendentes de España. Su belleza paisajística, la calidad y el acondicionamiento de sus senderos, además de las grandes posibilidades que ofrece tanto a nivel cultural como gastronómico toda su travesía, la convierten en una experiencia que si eres amante de la naturaleza debes vivir.

Recorrido

El recorrido se desarrolla entre Murcia y Caravaca de la Cruz, una ruta cicloturística de 78 kilómetros caracterizada por la accesibilidad para todos los públicos, ya que cuenta con muy poco desnivel gracias al aprovechamiento de las vías del antiguo ferrocarril que unía ambas localidades.

Durante el camino podrás disfrutar de los diferentes paisajes que te brinda esta zona de la región de Murcia y que son un auténtico deleite para los sentidos, como también lo es conocer la cultura o la gastronomía de todos y cada uno de las localidades por las que te aconsejamos adentrarte, que son Molina de Segura, Murcia, Campos del Río, Alguazas, Mula, Albudeite, Cehegín, Bullas y Caravaca de La Cruz.

Si aún no conoces este auténtico lujo hecho travesía, debes saber que está habilitada desde 1998 para su uso como vía verde, y sus antiguas estaciones de ferrocarril son hoy albergues para los peregrinos, donde descansan y conocen un poco más a fondo la idiosincrasia de esta zona a la vez que cogen fuerzas para continuar con su camino.

La #ViaVerdedelNoroeste es el mejor lugar para disfrutar de la naturaleza - Twitea

Etapas

La Vía Verde, que se puede recorrer a pie, en bicicleta o a caballo; consta de cuatro etapas. La primera del Campus de Espinardo a Alguazas (10 km), la segunda de Alguazas a Mula (25 km), la tercera de Mula a Bullas (23 km) y, por último, de Bullas a Caravaca de la Cruz (22 km).

Además de la naturaleza, donde contrastan los ecosistemas áridos con otros de frondosa vegetación, especialmente de pinares, a lo largo del extenso itinerario puedes hacer un recorrido por la historia de la zona con la visita a buena parte de su patrimonio. En estos casi 80 kilómetros se encuentra un amplio conjunto monumental compuesto por: el Santuario de El Niño, los cascos urbanos de Mula, Bullas y Caravaca de la Cruz, los Baños Termales de Mula y las Ruinas de Begastri, entre otros.

Tampoco dejan indiferente a nadie los albergues, antes estaciones de ferrocarril y ahora recuperadas para el descanso del peregrino, por las que se hace un repaso a la historia más reciente en torno a un tren que comenzó a operar en 1933 entre la localidad de origen y la de destino.

En torno a 100 000 personas, entre vecinos de la región y visitantes atraídos por los encantos que aquí encuentran, pasan por la Vía Verde de media al año. Es un recorrido que puedes plantearte en familia o con amigos desde varias perspectivas y con la característica común de que en todas ellas puede vivir con intensidad las maravillas que ofrece esta ‘alfombra’ verde en cada kilómetro.

Punto de vista histórico

La perspectiva histórica y religiosa de este camino es uno de sus grandes atractivos. La propia Catedral de Murcia o el Museo Salzillo forman parte de este patrimonio, que se completa con vestigios arquitectónicos de diferentes épocas y que narran con su sola presencia cómo fue la vida de nuestros antepasados, tales como los acueductos que forman parte de la vega media del Segura. O los antes mencionados cascos históricos de los municipios que forman parte de la Vía. Entre ellos destaca el de Cehegín, que además cuenta con el yacimiento arqueológico de Begastri, un asentamiento cuyo origen se data de los íberos y que en su día fue una de las ciudades más importantes del Mediterráneo.

Y por supuesto, la última parada, Caravaca de la Cruz, localidad histórica por antonomasia  y un lugar de culto para la Iglesia Católica, pues está catalogada como ciudad santa y por lo tanto tiene la capacidad para celebrar Año Jubilar. Famosa por la belleza de su casco histórico, no puede haber mejor final del recorrido, impactando la majestuosa estampa de su Santuario, que anuncia la ansiada llegada con un regalo para los sentidos.

Un viaje para deleitar los sentidos #ViaVerdedelNoroeste. - Twitea

Gastronomía

Si eres amante de la buena gastronomía también estás de enhorabuena desarrollando el camino de la Vía Verde. Cada uno de los pueblos que conforman el recorrido cuenta con sus particularidades en los fogones, convirtiendo la tradición culinaria en otro de los grandes atractivos. Más aun cuando la variedad es extensa como es el caso. Las yemas y embutidos son clásicos en la zona de Caravaca de la Cruz y también en Cehegín.

Por su parte, Bullas es conocida por su tradición vinícola y cuenta con la Denominación de Origen en unos caldos célebres dentro de la geografía española por la gran aceptación que tiene entre los enólogos. Bodegas del Rosario o Carrascalejo, entre otras, forman parte de las firmas productoras que trabajan con mimo unos viñedos que dan todos los años en torno a 10 millones de litros.

Conoce lo mejor de la gastronomía de #Murcia disfrutando de la #ViaVerdedelNoroeste - Twitea

Yemas de Caravaca

Llegando a Caravaca, no nos podemos olvidar da las famosísimas Yemas de Caravaca, unas delicias con huevo y caramelo que ahora también se pueden encontrar en distintas versiones de chocolate y ron.

La de las torrijas murcianas es una de las recetas de las que puedes disfrutar por la Vía Verde. Este postre de gran tradición en la cultura española, casi en exclusiva en tiempo de Cuaresma, es una receta habitual en la región.

En la Vega Media son típicos los papajotes, dulce que envuelve una hoja de limonero y del que se puede decir que es un símbolo de la región. Pese a su aspecto rústico, esta receta se caracteriza por su gran sabor, en el que el aceite de oliva es parte esencial.

Los michirones son otro plato típico dentro de la gastronomía murciana, muy habitual en las cartas de los bares que te encuentres a tu paso. Este guiso contiene picantes como la guindilla que lo hacen ideal sobre todo en épocas de frío. Tampoco podemos obviar el zarangollo, receta típica elaborada a base de los productos de la huerta murciana, con el calabacín y la cebolla como protagonistas.

 

Por tercera vez desde que en 2003 el por entonces papa Juan Pablo II concediera a Caravaca de la Cruz, de manera perpetua, uno de los mayores honores religiosos a los que puede aspirar cualquier ciudad, en este 2017 la localidad murciana está ya preparada para llevar de nuevo a cabo el Año Jubilar. En este artículo podrás conocer un poco más sobre tan señalada ocasión y, además, te aconsejaremos sobre qué puedes hacer y qué debes comer durante tu visita a Caravaca de la Cruz.

¿Qué es el año jubilar?

Caravaca de la Cruz ha sido desde hace mucho tiempo un lugar especial para el catolicismo. La ciudad guarda en la Basílica del Real Alcázar de la Vera Cruz una de las reliquias más preciadas del cristianismo: la Cruz de Caravaca. Por este y muchos otros motivos, la Santa Sede acordó convertir a la localidad en la quinta ciudad del mundo designada de manera perpetua como jubilar, junto con Roma, Santiago de Compostela, Jerusalén y Santo Toribio de Liébana. Las cinco -tres de ellas en el estado español- pueden ser, por lo tanto, consideradas los epicentros mundiales del catolicismo.

El jubileo es una manera de perpetuar, fortalecer y consolidar la fe de los católicos a través de la peregrinación, cada siete años, a alguno de los destinos comentados con anterioridad. El Año jubilar 2017 será el tercero que vivirá Caravaca de la Cruz desde que, en 2003, y después de la designación llevada a cabo por Juan Pablo II en 1998, tuviera lugar el primer gran peregrinaje masivo de creyentes al municipio del sureste español.

Caravaca de la Cruz es una de las cinco ciudades que tienen el privilegio de celebrar el Año Jubilar - Twitea

¿Cómo se puede obtener el jubileo? - Twitea

Cruz de Caravaca en la muralla de la Basilica de la Cruz de Caravaca - Fotografía: Antonio López

Y muchos se preguntarán de qué trata exactamente el jubileo y cómo se puede obtener la consideración de haber participado en el mismo. Pues para que uno pueda ser estimado como un peregrino efectivo, deberá haber cumplido una serie de condiciones.

La primera es que se debe haber visitado y participado en alguna celebración en el Santuario de la Santísima y Vera Cruz de Caravaca, habiendo orado por las intenciones del Papa.

Si por cualquier razón no se puede asistir a ninguna celebración, se considerará suficiente la visita al Santuario. Deberá, eso sí, recitarse una oración por la paz en el mundo y también tener un recuerdo al Sumo pontífice. La tercera de las condiciones es la confesión sacramental y la comunión eucarística. No es obligatorio que estos dos sacramentos se reciban en el Santuario, ni durante el mismo día de la visita, sino que pueden ser recibidos con anterioridad o posterioridad a la peregrinación a Caravaca de la Cruz en cualquier otra iglesia.

La ciudad guarda una de las reliquias más preciadas y famosas del catolicismo: la Cruz de Caravaca - Twitea

¿Qué lugares se pueden visitar en Caravaca de la Cruz?

Aprovechar el Año jubilar 2017 para hacer turismo en Caravaca es la mejor de las decisiones que puedes tomar. El municipio murciano es un lugar maravilloso lleno de notables edificios de todo tipo y un centro histórico precioso que vale la pena pasear con calma. El casco antiguo de la ciudad murciana es de la época medieval y entre las festividades más famosas que se celebran en sus calles están los Caballos del Vino, los Moros y Cristianos, estas fiesta son honor a la Santísima y Vera Cruz de Caravaca, patrona de la Ciudad. Festejo de interés Turístico Internacional.

Muchos de los principales edificios relevantes de Caravaca de la Cruz son, como no podía ser de otra manera, conventos religiosos. Para los enamorados del arte eclesiástico y de la historia, el municipio está lleno de símbolos y construcciones con los que disfrutarán y no se arrepentirán de su visita. La Iglesia Parroquial de El Salvador, de estilo renacentista, la Iglesia de la Compañía de Jesús, construida en el siglo XVIII, y la famosísima Basílica de la Vera Cruz, donde se guarda la Cruz de Caravaca, son tres de los templos religiosos que no debes perderte.

Además, te recomendamos que visites la plaza de toros, con una fachada de reminiscencia mudéjar, el barrio medieval, la torre de los templarios y el Templete y el Ayuntamiento, ambos de estilo barroco. Caravaca de la Cruz cuenta además con varios museos que nutren la oferta cultural y artística de la ciudad. Entre todos, procura no perderte el Museo del Santuario de la Vera Cruz, el Museo arqueológico municipal y el Museo de la fiesta.

monumento a los caballistas en caravaca de la cruz

Monumento a los Caballos del Vino en Caravaca de la Cruz. Foto: Antonio López

¿Qué delicias gastronómicas de la región no debes dejar de probar?

Después de tanta visita, os aseguramos que se os abrirá el apetito. Pero podéis estar tranquilos, porque Caravaca de la Cruz tampoco os decepcionará con su gastronomía. Si por algo es conocida la ciudad culinariamente es por las riquísimas Yemas de Caravaca, un manjar que hará disfrutar a los más golosos y que, además, será el mejor de los recuerdos para vuestros amigos y familiares. Este dulce se puede encontrar en toda la zona, pero en ningún sitio están tan buenas como en Dulces Santa Teresa, donde son famosos por su dilatada dedicación a perfeccionar el sabor de las Yemas de Caravaca.

Las Yemas de Caravaca es una de las múltiples delicias gastronómicas que se pueden probar en el municipio - Twitea

Entre las comidas más típicas que podrás encontrar en los restaurantes de la ciudad se encuentran, por ejemplo, las migas ruleras, que es como se llama a las clásicas migas de harina, muy habituales en toda la región. El empedrado, que consiste en un plato de arroz, alubias blancas y bacalao, es seguramente la especialidad culinaria más característica de la gastronomía de Caravaca. No menos conocidos son la tartera (un asado de cordero con piñones, cebolla y patatas), el arroz con conejo, los caracoles, los potajes, el ajopatata y la olla de muerte marrana, que consta de alubias, patatas, garbanzos, nabo, rabo, hueso de espinazo, morcilla y oreja. Los amantes del azúcar pueden acompañar las yemas con el famoso Alfajor de Caravaca y una copita de licor café.

 

CIUDADES TERESIANAS, CARAVACA DE LA CRUZ

De Turismo por Caravaca de la Cruz

En el siglo XVI, era (Carabaca)  en castellano antiguo - Twitea , existiendo un azulejo con el nombre de la ciudad en la llamada cuesta de la plaza de Caravaca de la Cruz.

            Ya dijimos en otro lugar que estando Teresa de Jesús en Beas del Segura (Jaén), se puso enferma y no pudo seguir hasta Caravaca de la Cruz para fundar el convento de Carmelitas de la calle Mayor, enviando en su lugar y en su nombre a un fraile, el Padre Antonio de Heredia.

Pero hoy toca hablar de Caravaca como ciudad teresiana que es.

Está situada Caravaca de la Cruz en el Noroeste de la provincia de Murcia, - Twitea fronteriza en su término municipal con las provincias de Granada, Jaén Albacete y Almería. Capital de la comarca del Noroeste, cabeza de partido judicial, nuestra ciudad, de unos treinta mil habitantes, incluyendo sus pintorescas pedanías y subpedanías, como son Archivel, Barranda, Singla, Caneja, El Entredicho, El Moral, El Hornico, La Almudema, Los Prados, La Encarnación, Pinilla de San José, Benablón y alguna más de cuyos nombres no puedo acordarme, pues estoy escribiendo de memoria y ya me queda poca. Sí me acuerdo de que a los cuatro primeros que he nombrado les llamaban los lugareños “Los cuatro pueblitos del hambre vieja”; gracias a Dios y a la energía y entusiasmo de sus pobladores, eso ha desaparecido.

La Encarnación

Encarnacion Caravaca

Ermita de la Encarnación. Foto Quico Lag

En la Encarnación existe una pintoresca y magnífica ermita - Twitea , que desde su altura preside como torre vigía, los campos ubérrimos de cereales y otros cultivos agrícolas, como frutales, olivares, cultivos de huerta, viñedos y montes de esparto, cuya industria tuvo, y quizá siga teniendo, su esplendor.

Entre los frutales, predominan los albaricoques, “albérchigos”, “abercoques”… que con todos estos nombres se les denomina.

Vistas de las montañas de Caravaca

Montañas de Caravaca Foto Quico Lag

El término de Caravaca es montañoso, accidentado por las estribaciones de la Sagra (cordillera Penibética). Éste pertenece a la cuenca del río Segura, y bañan sus tierras su afluente el río Argos, que nace en Archivel, en los “Ojos de Archivel” (Argos, el de los mil ojos, en la mitología griega), un paraje salvaje y misterioso lleno de cañaverales y plantas silvestres de difícil acceso. Desemboca el Argos (también llamado río Caravaca) en el Segura, en Calasparra, bajo la Sierra del Molino, en un paraje no menos pintoresco y salvaje.

Otro río, que nace en la Junquera y pasa por Los Royos, por la Encarnación y por la ciudad de Cehegín, que se llama río Quípar, también desemboca en el Segura y en término Calasparra-Cieza.

Ambos ríos forman sendos pantanos, magníficos por su utilidad y belleza.

En la pedanía de Navares existe otro paraje recoleto, rodeado de moreras y con una fuente de aguas cristalinas, suaves y cantarinas, sosiego del pasajero, que se llama “Las Peñicas”

Fuentes del Marques

[caption id="attachment_1723" align="alignnone" width="880"]Fuentes del Marques en Caravaca. Fuentes del Marques, Foto Quico Lag. - Twitea [/caption]Y, por fin, cómo no citar las maravillosas Fuentes del Marqués, muy cerca de la ciudad, las más importantes fuentes del Argos, en un paraje de singular belleza, donde las carpas, barbos y los patos y corimbos nadan o corren a sus antojo. Allí podrá el viajero reposar en alguno de los restaurantes que existen y admirar el histórico torreón de los Templarios,  que se comunica por un pasadizo “secreto” y misterioso con el castillo, alcázar santuario de la Vera Cruz, santísima patrona de Caravaca, encontrándose custodiada allí la reliquia del lignum crucis, una astilla de la Cruz de Cristo. También en las Fuentes se puede visitar un museo dedicado a la Naturaleza. El castillo fue declarado Monumento Nacional.

Torreón de los Templarios

Foto Quico Lag

Además, Caravaca y su término abundan en especies ganaderas como ovina, porcina, caprina y algún vacuno. Las aves se encuentran en granjas intensivas (naves), que se dedican al engorde de pollos de carne (antes llamados “broilers”). Pero la especie más importante y más famosa, es la ovina, representada por la oveja segureña, cuya producción más importante, aparte de la lana, es sobre todo, la carne; la carne del cordero segureño (la Segureña, Rubisca y Ojinegra o Montesina) es raza de cabos finos y de muy buen rendimiento cárnico; carne fina, sabrosa y que goza de la indicación geográfica protegida (I.G.P.) se explota en ganadería extensiva.

a Segureña, Rubisca y Ojinegra o Montesina

Rebaño de Oveja Segureña. Foto Quico lag.

Abundan en la ciudad los restaurantes donde se puede degustar, con variados platos, esta sabrosísima carne.

Industrialmente, se destacan las empresas de calzado (alpargatas), de muebles y de dulces y chocolates.

También hay canteras de mármol y, sobre todo, de piedra arenisca.

La cueva o caverna de La Barquilla también es de gran interés.

Aparte de los monumentos citados, existen otros, como el Ayuntamiento y la Plaza de Toros, de estilo mudéjar, así como el arco que da paso a una recoleta plaza y que le da nombre (Plaza del Arco)  con el monumento al moro y al cristiano.

Plaza de Toros Caravaca,

Plaza de Toros de Caravaca de la Cruz. Foto Quico Lag.

Numerosos museos sobre la Fiesta puede visitar el viajero o turista de los que encontrará, en la oficina correspondiente, cumplida información.

Hecho histórico notable fue la Aparición, en 1232, de la Santa Cruz, que determinó la conversión al cristianismo del rey moro Ceyt-Abuceit, mediante la misa que ofició el cura Chirinos, auxiliado por dos ángeles que le bajaron el Cáliz y la Cruz. Esto os lo  puede explicar con muchísimos detalles el erudito D. Pedro, cura titular del Castillo y extraordinario personaje.

Hablando de personajes ilustres, solo me voy a referir a tres, porque en este espacio no puedo extenderme mucho:

-El primero es mi bisabuelo materno, al que no conocí; se llamaba D. Fernando Moya Soler y era abogado, de gran fama en la región. Lo cito porque no sabía que yo era oriundo de Caravaca y me resulta agradable pensar que soy más caravaqueño que muchos habitantes de esta ciudad, que me han “reprochado”, aunque bromeando, no ser de esta bendita tierra.

-El segundo personaje al que me quiero referir el al gran torero Pedro Barrera, al que vi torear en la plaza de Caravaca con Manolete. Vine a verlo con mi padre cuando tenía yo diez años. ¿Quién me iba a mí a decir que después (a partir del año 83) iba a conocer y ser amigo de sus hijas y de sus yernos (Mª Teresa y Mª José)-(Rafa y Daniel)? ¡Así es la vida!

-El tercero es el magnífico, ilustre, extraordinario abogado, filósofo, ensayista y escritor Miguel Espinosa. Su obra maestra Escuela de Mandarines tendría que ser libro de texto en las Facultades de Ciencias Políticas y estar presente en todos los foros literarios. Tiene otras obras como El eremita, Asklepios, La tríbada prodigiosa, La tríbada falsaria… Lástima que falleciera tan joven (en 1982) de un infarto agudo de miocardio. No tuve la suerte de llegar a conocerlo en persona.

Fiestas de Caravaca de la Cruz.

Fiestas de Caravaca

Caballo del vino. Foto Quico Lag.

Por supuesto, las señas de identidad más acusadas de Caravaca son sus fiestas - Twitea . Esta ciudad está siempre de fiesta, pero las fiestas de LOS CABALLOS DEL VINO, dedicadas a su patrona, que son del 1 al 5 de mayo, son las mejores del mundo mundial, declaradas de interés turístico internacional. Son únicas por su variedad, por su colorido, por sus desfiles, por su alegría, por su elegancia, por su rumbo, por su esplendor… Los CABALLOS DEL VINO, con sus lujosos y costosísimos mantos de oro bordados a mano. La carrera; el concurso de caballos a pelo; el parlamento; los desfiles del día 4; en fin, no se lo pierdan porque HAY MÁS, MUCHO MÁS.

Gran mérito tienen las peñas caballistas, los bandos cristiano y moro, la cofradía de la Stma. Cruz, el Ayuntamiento y todos los caravaqueños por organizar estas fiestas únicas en el mundo. Sólo aquí pueden disfrutar de los Caballos del Vino. Desfiles hay en muchos lugares, pero ¡CABALLOS así, enjaezados y todo lo que no acierto a expresar, sólo en Caravaca de la Cruz! No exagero.

Carrera de los aballos del Vino

Carrera de los Caballos del Vino. Foto Quico Lag.

Empecé diciendo que esta es una ciudad teresiana; y sigue siéndolo; porque sigue el espíritu de Teresa y queda el convento de las Carmelitas, pese a que la abadesa del convento de la calle Mayor cerró dicho convento y fuese,  con el dolor y la indignación de todos los caravaqueños. Tendría sus razones, buenas o malas, no puedo juzgar. Quizá pueda Santa Teresa de Jesús.

FORTERUY DIXIT

Más información para hacer Turismo en Caravaca

Castillo de Caravaca de la Cruz

 

Turismo por Murcia