Llevate lo más dulce de Caravaca

Dulces típicos de Caravaca de la Cruz

Si existe un lugar en el cual historia, tradición y espiritualidad, patrimonio cultural y gastronomía se funden ese es Caravaca de la Cruz. Cuando el peregrino llega a esta Ciudad Santa, una de las cinco  existentes en torno a la comunidad religiosa del cristianismo, lo primero que siente es la historia, el calor de su gente, el olor de sus dulces y esa incomparable espiritualidad que hace del lugar un remanso de tranquilidad. El turismo de Caravaca es ideal.

Su historia

San Juan de la Cruz en Caravaca de la Cruz

La historia de Caravaca de la Cruz se remonta a dos siglos y medio a. c. con presencia de los primeros asentamientos durante el paleolítico europeo. Conserva todavía vestigios de asentamientos romanos como los del templo que se encuentra en el Santuario de La Encarnación, del cual es posible apreciar la estructura. A partir de la Edad Media, Caravaca de la Cruz se convirtió en una urbe de gran importancia por su situación geográfica. Durante el siglo XVI, se establecen en Caravaca de la Cruz multitud de órdenes religiosas como las Carmelitas Descalzas, los Jesuitas o Santa Clara. Todo ello fue haciendo de Caravaca un lugar lleno de monumentos y edificios históricos de interés general. Caravaca de la Cruz ha sido un referente histórico de la lucha del cristianismo contra el mundo musulmán del Al-Ándalus. Esto se constata en la cantidad de legado patrimonial religioso presente en Caravaca.

Tradición y espiritualidad

Foto Quico Lag

Santísima y Vera Cruz de Caravaca de la Cruz

La tradición y espiritualidad de Caravaca de la Cruz son dos de sus elementos más característicos. Juntos, confieren a Caravaca de la Cruz una identidad especial. Son muchas las fiestas que el peregrino puede disfrutar. Las Fiestas en Honor a la Santísima y Vera Cruz son las más importantes y declaradas de interés turístico internacional. Se celebran entre el 1 y el 5 de mayo con una multitud de eventos religiosos, gastronómicos y folclóricos que son únicos como los Caballos del Vino y los Moros y Cristianos. Además de las de la Santísima y Vera Cruz, hay otras muchas fiestas y romerías de interés turístico general. La Fiesta de las Cuadrillas, la Semana Santa, la Exaltación a la Santísima y Vera Cruz o el Mercado medieval son también, por su interés turístico, excelentes ocasiones para visitar Caravaca de la Cruz. Durante la celebración de algunos eventos como el Mercado Medieval, el Mercado del Peregrino y el Mercado de Tradiciones Campesinas, la urbe acoge a infinidad de artesanos que vienen de toda la región a exponer y vender sus productos. Es, además, una buena manera para conocer los antiguos oficios y disfrutar de un ambiente festivo.

Caravaca de la Cruz ciudad amiga del peregrino por excelencia - Twitea

Su importante patrimonio cultural

Foto Quico Lag

Templete o Bañadero de la Santísima Cruz

El patrimonio cultural de Caravaca de la Cruz desborda con creces la imaginación de cualquier amante de la cultura. Es un lugar lleno de patrimonio tanto inmaterial, como hemos dicho antes, como material. Sus abundantes asentamientos arqueológicos y su conseguida red museológica, hacen de Caravaca de la Cruz un sitio lleno de lugares para aprender historia. El conocimiento antropológico se plasma en el pensamiento de algunos intelectuales caravaqueños que han ido recogiendo y estudiando el patrimonio del lugar. Algunos de los museos que el peregrino puede visitar son: El Museo del Santuario de la Vera Cruz, Museo Arqueológico Municipal, Museo de la Fiesta, Museo de los Caballos del Vino o el Centro de interpretación de la naturaleza Fuentes del Marqués en la Torre de los Templarios entre muchos otros. El Museo del Santuario de la Vera Cruz es único, ya que alberga obras de arte de incalculable valor histórico y económico. En este museo se pueden encontrar pinturas de Hernando de los Llanos de la escuela de da Vinci o Rafael Tegeo, además de hermosas piezas de orfebrería como la Custodia-Ostensorio de la Cruz o el Portacruz de los Baños entre muchas otras. También el Museo de los Caballos del Vino representa un buen reflejo de la cultura caravaqueña y de sus tradiciones. En sus salas, se puede aprender acerca de esta fiesta cuyo origen se pierde en el tiempo, fundiéndose con mito y tradición. En Caravaca, cualquier opción museológica será un acierto porque Caravaca es Historia.

Peregrina a Caravaca de la Cruz y sorpréndete - Twitea

Gastronomía con solera

Foto Quico Lag

Tartera (asado de cordero)

La gastronomía de Caravaca de la Cruz es espectacular. El peregrino que llega a Caravaca de la Cruz se sentirá reconfortado después de degustar sus deliciosos manjares como, los andrajos, potajes, tartera (asados de cordero), gurullos o deliciosos embutidos de la tierra. Hay muchos platos típicos que caracterizan a Caravaca, el empedrao que es un plato muy típico de arroz bacalao y alubias, los caracoles o el cordero al horno son buenos ejemplos de su gastronomía. Ahora bien, si hay algo divino es ella, eso son sus postres. De hecho, una de las visitas obligatorias es a las instalaciones de Todopan y Pañuelos de Santa Teresa , en honor a Santa Teresa de Jesús, que nos permitirán conocer el proceso de creación de los dulces típicos de Caravaca de la Cruz. Algunas de estas delicias celestiales son los pañuelos, alfajores o las yemas. La repostería caravaqueña resulta un estupendo regalo que llevarles a amigos o familiares porque no deja indiferente a nadie. En Todopan y Santa Teresa se pueden encontrar los mejores postres típicos hechos con las recetas más genuinas y guardados en cómodos recipientes para regalar. La inmensa sabiduría culinaria de las religiosas que habitaron en Caravaca de la Cruz y que todavía lo hacen, ha dejado un legado inmaterial de enorme valor histórico y cultural. Esto se refleja en la calidad y pureza de sus recetas que son, a cada cual más, la prueba del amor de Dios hacia las personas.

La mejor repostería de Caravaca en dulcesdesantateresa.com - Twitea

Este Año jubilar 2017, Caravaca de la Cruz te ofrece la posibilidad de peregrinar a un lugar espiritual y lleno de posibilidades de turismo cultural, entornos naturales y fiestas patronales. Historia, tradición y espiritualidad, patrimonio cultural y gastronomía esperan al peregrino para fascinarlo y ofrecerle lo mejor. La mejor repostería celestial del mundo se encuentra en Caravaca de la Cruz y la mejor de Caravaca se hace en confitería Todopan y se vende en  Dulces de Santa Teresa. com.  Disfruta de todo lo mejor de esta tierra y de su gente, peregrina a Caravaca de la Cruz. Siéntete más cerca de Dios y deja que ilumine tu camino.

 

 

Por tercera vez desde que en 2003 el por entonces papa Juan Pablo II concediera a Caravaca de la Cruz, de manera perpetua, uno de los mayores honores religiosos a los que puede aspirar cualquier ciudad, en este 2017 la localidad murciana está ya preparada para llevar de nuevo a cabo el Año Jubilar. En este artículo podrás conocer un poco más sobre tan señalada ocasión y, además, te aconsejaremos sobre qué puedes hacer y qué debes comer durante tu visita a Caravaca de la Cruz.

¿Qué es el año jubilar?

Caravaca de la Cruz ha sido desde hace mucho tiempo un lugar especial para el catolicismo. La ciudad guarda en la Basílica del Real Alcázar de la Vera Cruz una de las reliquias más preciadas del cristianismo: la Cruz de Caravaca. Por este y muchos otros motivos, la Santa Sede acordó convertir a la localidad en la quinta ciudad del mundo designada de manera perpetua como jubilar, junto con Roma, Santiago de Compostela, Jerusalén y Santo Toribio de Liébana. Las cinco -tres de ellas en el estado español- pueden ser, por lo tanto, consideradas los epicentros mundiales del catolicismo.

El jubileo es una manera de perpetuar, fortalecer y consolidar la fe de los católicos a través de la peregrinación, cada siete años, a alguno de los destinos comentados con anterioridad. El Año jubilar 2017 será el tercero que vivirá Caravaca de la Cruz desde que, en 2003, y después de la designación llevada a cabo por Juan Pablo II en 1998, tuviera lugar el primer gran peregrinaje masivo de creyentes al municipio del sureste español.

Caravaca de la Cruz es una de las cinco ciudades que tienen el privilegio de celebrar el Año Jubilar - Twitea

¿Cómo se puede obtener el jubileo? - Twitea

Cruz de Caravaca en la muralla de la Basilica de la Cruz de Caravaca - Fotografía: Antonio López

Y muchos se preguntarán de qué trata exactamente el jubileo y cómo se puede obtener la consideración de haber participado en el mismo. Pues para que uno pueda ser estimado como un peregrino efectivo, deberá haber cumplido una serie de condiciones.

La primera es que se debe haber visitado y participado en alguna celebración en el Santuario de la Santísima y Vera Cruz de Caravaca, habiendo orado por las intenciones del Papa.

Si por cualquier razón no se puede asistir a ninguna celebración, se considerará suficiente la visita al Santuario. Deberá, eso sí, recitarse una oración por la paz en el mundo y también tener un recuerdo al Sumo pontífice. La tercera de las condiciones es la confesión sacramental y la comunión eucarística. No es obligatorio que estos dos sacramentos se reciban en el Santuario, ni durante el mismo día de la visita, sino que pueden ser recibidos con anterioridad o posterioridad a la peregrinación a Caravaca de la Cruz en cualquier otra iglesia.

La ciudad guarda una de las reliquias más preciadas y famosas del catolicismo: la Cruz de Caravaca - Twitea

¿Qué lugares se pueden visitar en Caravaca de la Cruz?

Aprovechar el Año jubilar 2017 para hacer turismo en Caravaca es la mejor de las decisiones que puedes tomar. El municipio murciano es un lugar maravilloso lleno de notables edificios de todo tipo y un centro histórico precioso que vale la pena pasear con calma. El casco antiguo de la ciudad murciana es de la época medieval y entre las festividades más famosas que se celebran en sus calles están los Caballos del Vino, los Moros y Cristianos, estas fiesta son honor a la Santísima y Vera Cruz de Caravaca, patrona de la Ciudad. Festejo de interés Turístico Internacional.

Muchos de los principales edificios relevantes de Caravaca de la Cruz son, como no podía ser de otra manera, conventos religiosos. Para los enamorados del arte eclesiástico y de la historia, el municipio está lleno de símbolos y construcciones con los que disfrutarán y no se arrepentirán de su visita. La Iglesia Parroquial de El Salvador, de estilo renacentista, la Iglesia de la Compañía de Jesús, construida en el siglo XVIII, y la famosísima Basílica de la Vera Cruz, donde se guarda la Cruz de Caravaca, son tres de los templos religiosos que no debes perderte.

Además, te recomendamos que visites la plaza de toros, con una fachada de reminiscencia mudéjar, el barrio medieval, la torre de los templarios y el Templete y el Ayuntamiento, ambos de estilo barroco. Caravaca de la Cruz cuenta además con varios museos que nutren la oferta cultural y artística de la ciudad. Entre todos, procura no perderte el Museo del Santuario de la Vera Cruz, el Museo arqueológico municipal y el Museo de la fiesta.

monumento a los caballistas en caravaca de la cruz

Monumento a los Caballos del Vino en Caravaca de la Cruz. Foto: Antonio López

¿Qué delicias gastronómicas de la región no debes dejar de probar?

Después de tanta visita, os aseguramos que se os abrirá el apetito. Pero podéis estar tranquilos, porque Caravaca de la Cruz tampoco os decepcionará con su gastronomía. Si por algo es conocida la ciudad culinariamente es por las riquísimas Yemas de Caravaca, un manjar que hará disfrutar a los más golosos y que, además, será el mejor de los recuerdos para vuestros amigos y familiares. Este dulce se puede encontrar en toda la zona, pero en ningún sitio están tan buenas como en Dulces Santa Teresa, donde son famosos por su dilatada dedicación a perfeccionar el sabor de las Yemas de Caravaca.

Las Yemas de Caravaca es una de las múltiples delicias gastronómicas que se pueden probar en el municipio - Twitea

Entre las comidas más típicas que podrás encontrar en los restaurantes de la ciudad se encuentran, por ejemplo, las migas ruleras, que es como se llama a las clásicas migas de harina, muy habituales en toda la región. El empedrado, que consiste en un plato de arroz, alubias blancas y bacalao, es seguramente la especialidad culinaria más característica de la gastronomía de Caravaca. No menos conocidos son la tartera (un asado de cordero con piñones, cebolla y patatas), el arroz con conejo, los caracoles, los potajes, el ajopatata y la olla de muerte marrana, que consta de alubias, patatas, garbanzos, nabo, rabo, hueso de espinazo, morcilla y oreja. Los amantes del azúcar pueden acompañar las yemas con el famoso Alfajor de Caravaca y una copita de licor café.