La Vía Verde del Noroeste de la Región de Murcia es una de las rutas cicloturistas más sorprendentes de España. Su belleza paisajística, la calidad y el acondicionamiento de sus senderos, además de las grandes posibilidades que ofrece tanto a nivel cultural como gastronómico toda su travesía, la convierten en una experiencia que si eres amante de la naturaleza debes vivir.

Recorrido

El recorrido se desarrolla entre Murcia y Caravaca de la Cruz, una ruta cicloturística de 78 kilómetros caracterizada por la accesibilidad para todos los públicos, ya que cuenta con muy poco desnivel gracias al aprovechamiento de las vías del antiguo ferrocarril que unía ambas localidades.

Durante el camino podrás disfrutar de los diferentes paisajes que te brinda esta zona de la región de Murcia y que son un auténtico deleite para los sentidos, como también lo es conocer la cultura o la gastronomía de todos y cada uno de las localidades por las que te aconsejamos adentrarte, que son Molina de Segura, Murcia, Campos del Río, Alguazas, Mula, Albudeite, Cehegín, Bullas y Caravaca de La Cruz.

Si aún no conoces este auténtico lujo hecho travesía, debes saber que está habilitada desde 1998 para su uso como vía verde, y sus antiguas estaciones de ferrocarril son hoy albergues para los peregrinos, donde descansan y conocen un poco más a fondo la idiosincrasia de esta zona a la vez que cogen fuerzas para continuar con su camino.

La #ViaVerdedelNoroeste es el mejor lugar para disfrutar de la naturaleza - Twitea

Etapas

La Vía Verde, que se puede recorrer a pie, en bicicleta o a caballo; consta de cuatro etapas. La primera del Campus de Espinardo a Alguazas (10 km), la segunda de Alguazas a Mula (25 km), la tercera de Mula a Bullas (23 km) y, por último, de Bullas a Caravaca de la Cruz (22 km).

Además de la naturaleza, donde contrastan los ecosistemas áridos con otros de frondosa vegetación, especialmente de pinares, a lo largo del extenso itinerario puedes hacer un recorrido por la historia de la zona con la visita a buena parte de su patrimonio. En estos casi 80 kilómetros se encuentra un amplio conjunto monumental compuesto por: el Santuario de El Niño, los cascos urbanos de Mula, Bullas y Caravaca de la Cruz, los Baños Termales de Mula y las Ruinas de Begastri, entre otros.

Tampoco dejan indiferente a nadie los albergues, antes estaciones de ferrocarril y ahora recuperadas para el descanso del peregrino, por las que se hace un repaso a la historia más reciente en torno a un tren que comenzó a operar en 1933 entre la localidad de origen y la de destino.

En torno a 100 000 personas, entre vecinos de la región y visitantes atraídos por los encantos que aquí encuentran, pasan por la Vía Verde de media al año. Es un recorrido que puedes plantearte en familia o con amigos desde varias perspectivas y con la característica común de que en todas ellas puede vivir con intensidad las maravillas que ofrece esta ‘alfombra’ verde en cada kilómetro.

Punto de vista histórico

La perspectiva histórica y religiosa de este camino es uno de sus grandes atractivos. La propia Catedral de Murcia o el Museo Salzillo forman parte de este patrimonio, que se completa con vestigios arquitectónicos de diferentes épocas y que narran con su sola presencia cómo fue la vida de nuestros antepasados, tales como los acueductos que forman parte de la vega media del Segura. O los antes mencionados cascos históricos de los municipios que forman parte de la Vía. Entre ellos destaca el de Cehegín, que además cuenta con el yacimiento arqueológico de Begastri, un asentamiento cuyo origen se data de los íberos y que en su día fue una de las ciudades más importantes del Mediterráneo.

Y por supuesto, la última parada, Caravaca de la Cruz, localidad histórica por antonomasia  y un lugar de culto para la Iglesia Católica, pues está catalogada como ciudad santa y por lo tanto tiene la capacidad para celebrar Año Jubilar. Famosa por la belleza de su casco histórico, no puede haber mejor final del recorrido, impactando la majestuosa estampa de su Santuario, que anuncia la ansiada llegada con un regalo para los sentidos.

Un viaje para deleitar los sentidos #ViaVerdedelNoroeste. - Twitea

Gastronomía

Si eres amante de la buena gastronomía también estás de enhorabuena desarrollando el camino de la Vía Verde. Cada uno de los pueblos que conforman el recorrido cuenta con sus particularidades en los fogones, convirtiendo la tradición culinaria en otro de los grandes atractivos. Más aun cuando la variedad es extensa como es el caso. Las yemas y embutidos son clásicos en la zona de Caravaca de la Cruz y también en Cehegín.

Por su parte, Bullas es conocida por su tradición vinícola y cuenta con la Denominación de Origen en unos caldos célebres dentro de la geografía española por la gran aceptación que tiene entre los enólogos. Bodegas del Rosario o Carrascalejo, entre otras, forman parte de las firmas productoras que trabajan con mimo unos viñedos que dan todos los años en torno a 10 millones de litros.

Conoce lo mejor de la gastronomía de #Murcia disfrutando de la #ViaVerdedelNoroeste - Twitea

Yemas de Caravaca

Llegando a Caravaca, no nos podemos olvidar da las famosísimas Yemas de Caravaca, unas delicias con huevo y caramelo que ahora también se pueden encontrar en distintas versiones de chocolate y ron.

La de las torrijas murcianas es una de las recetas de las que puedes disfrutar por la Vía Verde. Este postre de gran tradición en la cultura española, casi en exclusiva en tiempo de Cuaresma, es una receta habitual en la región.

En la Vega Media son típicos los papajotes, dulce que envuelve una hoja de limonero y del que se puede decir que es un símbolo de la región. Pese a su aspecto rústico, esta receta se caracteriza por su gran sabor, en el que el aceite de oliva es parte esencial.

Los michirones son otro plato típico dentro de la gastronomía murciana, muy habitual en las cartas de los bares que te encuentres a tu paso. Este guiso contiene picantes como la guindilla que lo hacen ideal sobre todo en épocas de frío. Tampoco podemos obviar el zarangollo, receta típica elaborada a base de los productos de la huerta murciana, con el calabacín y la cebolla como protagonistas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *