La Cruz de Caravaca hecha de chocolate: la Cruz del Peregrino

(0 votos)
Cruz del Peregrino Cruz del Peregrino Cruz de Caravaca Destacado

Cruz del Peregrino en Chocolate.

 

¿Qué es la Cruz del Peregrino?

La Cruz de Caravaca está vinculada a una tradición muy antigua surgida en Murcia. Durante el próximo 2017, año jubilar, quien haga turismo por la zona, tanto si es un viaje por placer o siendo peregrino, no debe dejar de llevarse una Cruz de Caravaca  de recuerdo: suerte, protección y tradición convertidas en chocolate.

Procedencia de la Cruz de Caravaca

La Cruz de Caravaca está compuesta por un pie y tiene dos travesaños paralelos y desiguales (cuatro brazos). Es lo que se llama una cruz patriarcal.

La Cruz de Caravaca original se conserva en un relicario en la Basílica del Real Alcázar de la Vera Cruz en Caravaca de la Cruz. El pueblo se encuentra a unos 63 km de Murcia. En torno a esta particular cruz se mezclan historia oficial y numerosas leyendas. Todo esto le proporciona, por lo tanto, un carácter mágico y religioso.

Su nombre oficial sería el de “Vera Cruz”, es decir, cruz verdadera, y parece haber estado muy unida a la orden militar de los Templarios que fue la primera que la custodió.

Según la tradición popular local, se cuenta que durante el siglo XIII, el rey almohade de Valencia y Murcia, Ceyt-Abu-Ceyt, interrogó a los cristianos que tenía prisioneros porque quería saber más de su religión. Allí se encontraba el sacerdote y misionero Ginés Pérez Chirinos, quien le contestó que decir la misa era su oficio. El rey moro quiso saber más de cómo era todo aquello. Al poco de comenzar, el cura tuvo que detenerse alegando que le era imposible continuar pues le faltaba algo totalmente imprescindible en su altar: un crucifijo. El rey ordeno matar al cura por no obedecer, momentos antes de ejecutarlo se produjo un milagro. Por una ventana de la estancia aparecieron entonces dos ángeles que descendieron desde el cielo con una cruz de doble brazo y la depositaron en el altar. El sacerdote pudo seguir con la celebración y, ante tal milagro, el rey y su corte decidieron convertirse al cristianismo. Luego se comprobó que la cruz aparecida pertenecía al obispo Roberto, primer patriarca de Jerusalén: había sido confeccionada con un pequeño fragmento de la madera de la cruz donde murió Jesucristo. Tras la unificación de España, la Santa Cruz de Caravaca continuó siendo signo de la fe cristiana.

Los poderes de la Cruz de Caravaca

Regalar la Cruz de Caravaca es una costumbre que se ha ido generalizando por toda España. La Cruz de Caravaca tiene un poder infinito para proteger a quien la lleva al cuello. La cruz simbolizaría el cruce entre el espíritu (línea vertical) y el plano material (línea horizontal), dando esto como resultado el hombre. Es decir, que este se mueve en el plano material pero puede ascender o descender espiritualmente.

La Cruz de Caravaca también se usa en rituales esotéricos: es un amuleto muy eficaz. Protege contra todo tipo de males, espanta las malas energías, protege la economía de la familia y trae prosperidad.

Las peregrinaciones a Caravaca de la Cruz

El pueblo de Caravaca de la Cruz está por encima de los 600 m de altitud, en las montañas más altas del pico de la sierra de Mojantes, en dirección a Granada. Por allí pasan los ríos Argos y Quípar que configuran la huerta de Caravaca, donde se localizan los primeros asentamientos y actividades humanas del municipio.

La fundación de la actual Caravaca se remonta a la época del dominio musulmán. Aún posee un barrio medieval que lo atestigua. Prueba de ello es la huella de la modesta obra de defensa de la época, el actual cerro del castillo. La ciudad actual es reflejo de la unión de pequeños pueblos primitivos que se habían asentados sobre los diferentes cabezos. Hoy forman sus barrios. Caravaca ha vivido numerosas invasiones y incursiones de los musulmanes, lo que ha dado lugar a una gran riqueza de historias y leyendas.

La Cruz del Peregrino

A raíz del milagro, se creó una red de peregrinación a Caravaca de la Cruz que se formalizó finalmente durante el siglo XVI con la concesión de jubileos especiales a aquellos que visitasen la Santísima Cruz. La peregrinación a Caravaca, al igual que el Camino de Santiago de Compostela, cuenta con el Camino de la Cruz: el Camino del Apóstol, el camino de la Vera Cruz, los Caminos del Lignum Crucis, el Camino del Altiplano, el Camino del Alto Guandentín, el Camino del Bajo Guandentín, el Camino de Andalucía, el camino del campo Cartagena, los Caminos de San Juan, el Camino Santiaguista de Letur y el Camino del Levante.

En nuestra panadería, pastelería y confitería Todopan somos expertos artesanos desde 1980. Hemos decidido trasladar nuestras tradiciones al chocolate. Ese es el motivo por el cual hemos decidido lanzar este producto exclusivo dedicado a nuestros peregrinos y visitantes. Nuestra Cruz del Peregrino es un regalo perfecto con el que convidar a familia y amigos. La Santísima Cruz de Caravaca está hecha de chocolate, con 25 cm de altura y un peso de 300 gramos; un delicioso recuerdo preparado con chocolate negro (70 % de cacao), chocolate con leche o chocolate blanco. Solo es necesario acudir a nuestros locales en Plaza Nueva Nº1 y Gran Vía 35 para disfrutar de este delicioso dulce.

Más en esta categoría: Bombones San Valentín »

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.